Tiempo de lectura: 4 minutos

Tarjeta revolving y usura son dos conceptos totalmente distintos, pero que suelen ir de la mano, lo que hace que en muchas ocasiones no se tenga clara la diferencia entre ambas, tanto que podemos encontrar afirmaciones tales como que si una tarjeta es usuraria estamos ante una tarjeta revolving. Sin embargo son dos conceptos que nada tienen que ver entre sí.

Tarjeta revolving y usura

Tarjeta revolving

Cuando hablamos de tarjeta revolving, nos referimos a una tarjeta de crédito que funciona de un modo particular. Se trata de tarjetas de crédito que tienen un límite preestablecido por la entidad financiera en el momento en que se concede.

Esto significa que podemos hacer uso de esa tarjeta hasta agotar ese límite. Sin embargo, la particularidad de esta tarjeta está en la forma en que se devuelve el dinero que se ha usado y cómo afectan estas devoluciones a ese límite.

Reserva una consulta gratuita

Vídeo:

Con este tipo de tarjetas, cada vez que hacemos uso de la tarjeta el límite que tenemos se reduce en función de ese uso y cada vez que pagamos al banco para devolver el dinero que hemos usado, el límite vuelve a aumentar. Por ejemplo, si tuviéramos un límite de mil euros y hacemos uso de trescientos euros, nos quedará un límite de setecientos euros. Y si con posterioridad devolvemos al banco cincuenta euros, ese límite, volvería a subir en ese importe.

En este tipo de tarjetas, el pago se realiza de forma fraccionada, bien en un importe fijo, bien en un porcentaje del dinero que debemos.

Este mecanismo de que conforme usamos la tarjeta disminuye el límite de crédito y que conforme devolvemos el dinero hace que vuelva a aumentar es lo que se conoce por revolving.

También tenemos que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, las tarjetas de crédito dan la posibilidad de escoger cambiar el sistema revolving, que suele venir por defecto, por otro distinto.

Usura

Cuando hablamos de usura hablamos del establecimiento de unos tipos de interés anormalmente altos. Más altos que los que comúnmente se establecen.

Nulidad por usura y por abusividad

El hecho de que una tarjeta tenga unos intereses muy elevados puede conllevar que se declare la nulidad del contrato por usura y que, por tanto, no se tengan que pagar ni intereses, ni comisiones ni ningún otro gasto más allá del dinero que efectivamente se ha usado de la tarjeta.

No obstante, el hecho de que una tarjeta sea revolving también puede llegar a significar que, si no se informó adecuadamente de lo que esto significa y de lo que esto implica para el consumidor, se puede anular por falta de transparencia, con independencia de que el tipo de interés sea usurario o no.

Conclusión

En definitiva, se trata de dos conceptos independientes que, sin embargo, suelen ir de la mano, aunque ello no significa que todas las tarjetas revolving son usurarias ni que otros productos bancarios también puedan ser usurarios.

Reserva una consulta gratuita

Podcast: